El impacto global que ha tenido la pandemia en empresas e industrias obliga a repensar una estrategia para comunicar en tiempos de coronavirus. Adoptar buenas pautas en estos tiempos difíciles nos ayudará a ver la luz al final del túnel.

Cuando pase el temblor además de ser el título de una famosa canción de Soda Stereo. Esta frase puede ser un disparador ideal para pensar, y sobre todo repensar, cómo queremos comunicar en tiempos de coronavirus. Asimismo será clave evaluar cómo conectar con nuestros clientes y usuarios una vez que se asome la “nueva normalidad”.

Pero atención. Mientras tanto, es importante no descuidar el durante, y enfocarse en el presente de esta pandemia que ha puesto al mundo patas arriba. Así como es necesario comunicar en estos tiempos, es preciso señalar que sin estrategia corremos tres riesgos graves:

  1. Disminuirá el reconocimiento de la marca.
  2. Los clientes se pueden olvidar de nuestro emprendimiento.
  3. El daño ralentizará la recuperación de la actividad comercial.

El caso de los gimnasios

Inclusive, mantener una comunicación fluida y constante con nuestro público durante la crisis será clave. Esto permitirá visibilizar nuestro compromiso con ellos y reforzar el vínculo que nos une. Por más que nuestro rubro se vea afectado en estos tiempos (caso: gimnasios) es importante mantener lazos estrechos con los asociados. Esto influirá en forma positiva para nuestro negocio al momento en el que ellos puedan retomar sus actividades.

En algunos gimnasios barriales de la ciudad de Rosario han ido más allá en sus acciones de fidelización. Algunos han ofrecido a sus socios la posibilidad de tomar clases online y hasta asistencia terapéutica para sobrellevar el encierro. Esto refleja la continuidad del vínculo emocional, a pesar del distanciamiento físico y la imposibilidad de desarrollar normalmente la actividad. Por otro lado, me he encontrado con deportistas que me comunicaron su decepción con grandes complejos. ¿La razón? Sencilla. Tras decretarse la cuarentena no han recibido mensaje alguno por parte de sus gimnasios.

Acelerando cambios

El coronavirus aceleró cambios en comunicación que ya se venían gestando. Por ejemplo, en materia publicitaria se venía afirmando la tendencia creciente de la publicidad móvil. Ahora, en plena pandemia, la inversión en dicho campo ha superado a la inversión de escritorio o papel.

Otro ámbito que se ha empoderado en estos tiempos es el del comercio en línea. Esta modalidad ha multiplicado sus ventas, casi monopolizando el comercio debido a las restricciones que suscitan las cuarentenas en todo el mundo. Si bien esperamos que el comercio físico se ponga de pie nuevamente, seguramente el E-commerce retendrá muchos clientes que han apostado por este canal. De hecho, muchas personas que aún eran reticentes a las compras online le han perdido el miedo. La tendencia del comercio electrónico impulsará la necesidad de contar con desarrolladores y teleoperadores que brinden respuestas rápidas a la demanda creciente.

Comunicando en tiempos de coronavirus

“Las estrategias de comunicación corporativa ya no serán lo mismo”, advierte Héctor Meza en este artículo publicado en Puro Marketing. Si mutan los consumos y el acceso a los productos es lógico que los planes de comunicación sean revisados. Más aún si la situación económica fuerza a la reducción del gasto general.

A nivel interno es importante tener en cuenta:

  • Refrescar los conceptos de misión y visión de la empresa: para comunicar en tiempos de coronavirus será vital generar confianza y brindar seguridad. Para ello, hay que enfocar en esa dirección los conceptos que rigen a la empresa. Esto será de gran ayuda para articular esfuerzos dentro de la organización.
  • Transparencia en la comunicación: nos detenemos en este punto para expresarnos sobre la comunicación interna. A la hora de tomar decisiones y cambiar las dinámicas de trabajo o normas de atención al público tendremos que comunicar. Para minimizar el impacto negativo que genera todo cambio, es preciso comunicar de forma transparente y frecuente. Hacerlo sin ahorrar detalles sobre los fundamentos de las decisiones será necesario para lograr una mayor aceptación.

Por otro lado, en la comunicación externa será momento de diseñar acciones tendientes a:

  • Comunicar pensando en el usuario para poder gestionar sus experiencias y satisfacer sus expectativas y necesidades.
  • Repensar los mensajes claves, desde la empatía y el contexto. Así como se ha alentado al consumo de cercanía, generar proximidad y confianza en los consumidores alentará a que elijan nuestra marca.
  • Crear contenido que apele a lo emocional. En este artículo que publicamos en Más Vale Comunicar se detalla la necesidad y el alcance que tiene este tipo de comunicación.

La crisis como oportunidad

La incertidumbre en la cual nos ha sumergido la pandemia y la gran cantidad de especulaciones nos pone frente a nuevos retos y desafíos del mercado. Por si fuera poco, la histeria colectiva y el fuerte impacto que tendrá en la economía mundial presentan un sinfín de inquietudes.

Es cierto que la entronización de lo digital traerá aparejado el boom del E-commerce hasta las plataformas de educación virtual. También permitirá ampliar ventas, oportunidades y mercados. Asimismo, es de esperar que el consumidor post pandemia se vuelque con mayor frecuencia a la compra online. Pero así como esas consignas se vuelven factibles, también lo es el hecho de que habrá una nueva valoración en el “consumo” de experiencias. Es que a medida que se vaya flexibilizando la cuarentena, las personas posiblemente inviertan en experiencias compartidas con sus amigos y seres queridos.

“Es en la crisis donde se aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia”

Albert Einstein

Trabajar con profesionales

Todo este panorama impulsará la necesidad de contar con profesionales creativos de comunicación. Es que a través de ideas innovadoras podrán maximizar las oportunidades comerciales. Aquí van algunas acciones que podemos poner en marcha de cara a la nueva normalidad:

  1. Invertir esfuerzos en desarrollar tácticas de SEO.
  2. Aprovechar el tráfico masivo que están teniendo las redes sociales y los portales digitales para publicitar anuncios.
  3. Crear publicaciones, preferentemente vídeos, con contenido emocional.
  4. Pensar ideas y proyectos nuevos, las novedades no suelen tener tanta competencia.

No sería sorprendente que la post pandemia traiga consigo alguna revolucionaria aplicación o algún servicio tan novedoso como exitoso. Al fin y al cabo, en la crisis económica del 2008/09, surgieron tres empresas destacadas. El impacto principal vino de la mano del cambio de hábitos de comunicación, transporte y hospedaje. Las empresas eran Whatsapp, Uber y Airbnb.