Nuestra marca compite siempre con otros emprendimientos para conquistar a los clientes y consumidores de los productos y servicios. ¿Por qué no prestar atención a los que hacen nuestros competidores?

Las estrategias de comunicación y marketing son producto de procesos basados en el estudio de la identidad de la marca y el público objetivo. Y está bien. Pero prestar atención a lo que hace, bien o mal, nuestra competencia en sus redes sociales no es una mala idea. En esta nota vamos a explorar las claves a la hora de analizar a las marcas que ofrecen el mismo producto o servicio que la nuestra. Pero antes voy a contarles una historia que servirá de inspiración…

Analizar para triunfar

La historia que les voy a contar tiene dos protagonistas conocidos: Guardiola y Messi. Corría el 2009 y faltaba poco para un nuevo derby entre el Barcelona y el Real Madrid cuando el entrenador llamó al rosarino. Guardiola lo citó a Messi y lo puso enfrente de un televisor. “He estado analizando al Madrid y te voy a contar como le ganaremos”, le dijo Pep a Messi. La idea era que Lio jugara de falso nueve, lejos de los centrales del Madrid y a las espaldas de sus mediocampistas. Al recibir, solo tendría que encarar hacia adelante.

¿Cómo terminó el partido? 6 a 2 a favor del Barcelona. En 2013, Guardiola brindó una charla en el Luna Park donde explicó la estrategia que implementó para lograr aquel triunfo histórico.

¿Qué nos enseña esta historia futbolera? Que es de gran ayuda poder conocer a nuestros rivales para saber, entre otras cosas, cuáles son sus debilidades y cómo sacarles provecho.

Motivos para analizar a la competencia

“Son muchos los profesionales del marketing que no aprovechan al máximo las auditorías de la competencia por falta de tiempo o información”, dice el blog Hubspot. Y sostiene que “saber qué hacen otras empresas para posicionar su producto y la historia de su marca es crucial para que tu contenido atraiga a tu consumidor ideal”.

Entonces, en primer lugar, para identificar a tus competidores en las redes sociales y conocer así con quienes disputarás a los consumidores. En segundo orden, para conocer sus fortalezas, sus buenas prácticas y estrategias. Pero también sus falencias y debilidades.

Con el objetivo de diferenciarse y crear contenido de valor, entender qué es lo que hace bien la competencia nos será útil. No se trata de copiar sino de saber qué es lo que funciona para el público objetivo que se comparte. Y en torno a las flaquezas de la competencia, poder potenciar nuestras ventajas, hacerlas visibles y obtener los frutos del trabajo.

Tres pasos para analizar a la competencia

A continuación, vamos a realizar una breve guía para poder estudiar efectivamente a nuestra competencia. Se podría resumir en un proceso de identificación, recopilación y medición.

  1. Identificar a nuestros competidores principales.

Conocer cuáles son las marcas principales con las cuales competimos será de gran valor. Pero no solo eso. También hay que conocer que redes sociales utilizan y como lo hacen. “La forma más sencilla de encontrar a tu competencia es Google. Busca las palabras clave que tu target utilizaría para encontrar tu negocio e ir descartando resultados”, nos dice esta nota de Rebold.

  1. Recopilar la información de nuestra competencia.

Aquí es central poder hacernos de los datos cruciales de cada red social que utiliza la competencia. “Lo más recomendable es ir analizando todas las características de cada perfil. Si descubres tendencias o patrones que se repiten pueden indicar qué aspectos están funcionando en la competencia”, dice el artículo de Rebold.

La recomendación es prestar atención a los contenidos que se publican, la interacción que generan, los mensajes que reciben, entre otros. Además, es interesante poder estudiar si su audiencia crece, con que frecuencia publican, cuantos likes reciben, entre otros aspectos.

  1. Medir los resultados.

“Una vez que hayas realizado una primera evaluación del contenido puedes realizar una segunda ronda con una herramienta específica, como un software o una plataforma en línea”, sugiere Hubspot. Ya que eso “te ayudará a identificar elementos más específicos y técnicos, como el alcance que tienen actualmente con sus contenidos, la interacción que llevan con sus lectores (en el caso de blogs) o espectadores, así como la reputación que tienen en redes sociales, el número de seguidores, la periodicidad de sus publicaciones y otro tipo de elementos que te ayudarán a calcular su éxito y penetración en el mercado”.

Herramientas prácticas

Si están lanzando un emprendimiento o ya lo tienen en las redes y nunca han hecho un análisis de la competencia, les compartiré algunas herramientas valiosas para hacerlo.

Una de ellas es Sprout Social. Esta herramienta busca comprender a tu audiencia e interactuar con ella, atraer a la comunidad y medir el rendimiento. Uno de los servicios o recursos que ofrece es el de obtener ventajas competitivas. ¿Cómo lo hacen? Comparando tu desempeño en redes sociales con el de tu competencia para encontrar nuevas oportunidades.

Otra es Rival IQ. Esta página ofrece conocimientos profundos sobre la competencia para mejorar la toma de decisiones en las redes sociales. Rival IQ sostiene que “al agregar análisis competitivo a sus informes sociales, encontrará más oportunidades para aumentar el compromiso con su audiencia”.

Una opción también es Klear. Esta plataforma ofrece sus servicios de análisis en tres canales de comunicación. Ellos son: Instagram, Facebook y Twitter. La curiosidad de Klear es que está orientado al marketing de influencer, una tendencia creciente en estos tiempos.

¿Querés conocer más? Te invito a ver este artículo de Carmen Escobar donde se postulan 12 herramientas para analizar a tu competencia.

Conclusión

Analizar a la competencia, estudiar sus habilidades y debilidades, es una tarea que suele dejarse de lado. Sin embargo, realizar un monitoreo de su actividad nos puede brindar información valiosa. No se trata de copiar sus aciertos y marcarles sus errores. Más bien, es recomendable poder capitalizar datos y aspectos que nos permitan tomar mejores decisiones a la hora de diseñar e implementar nuestra estrategia.