Desarrollar estrategias de posicionamiento personal permitirá visibilizar más y mejor tus trabajos. Abogados, odontólogos, arquitectos y otros autónomos podrán encontrar valiosas herramientas e ideas en esta nota.

Siempre estamos comunicando. Si subimos una foto de nuestra oficina, si manifestamos una opinión acerca de algún evento o si compartimos el logro de haber completado un curso, estamos comunicando. Y eso va construyendo una imagen de nosotros hacia afuera. Ocurre en nuestra faceta más  personal pero también se puede aplicar a nuestro perfil profesional.

Tu nombre es tu marca. Por lo tanto darte a conocer, contar quien sos, qué sabes hacer y lo que tenés para ofrecer son aristas fundamentales para desarrollar tu marca personal.

¿Por qué una marca personal?

Para empezar me gustaría compartir el concepto que utilizó Dimitri Vieira en la nota de Rockcontent para definir el Personal Branding. Vieira dice que se trata de la gestión de tu marca personal, actuando y posicionándote de forma que tu público entienda claramente quién sos y qué ofreces. Es decir, debes saber exactamente por lo que querés ser recordado y trabajar para diseñar esa imagen para tu audiencia.

La idea es sencilla: cuando alguien piense en nosotros tiene que saber qué es lo que sabemos hacer y lo qué podemos ofrecer. El desafío es más complejo: referenciarnos al punto de que si sos mecánico automotor y una persona tiene que reparar el motor, inmediatamente piense en vos para que hagas el trabajo de arreglarlo.

Desarrollar la marca personal es darte a conocer y contar lo que sabes hacer. Pero también es una buena idea para sentirte motivado a alcanzar las metas que te propongas.

Desde Más Vale Comunicar siempre destacamos la importancia de diseñar estrategias y procesos que aumenten la visibilidad y la rentabilidad. Pero para ello es indispensable analizar la situación y cuál es el mejor curso de acción a seguir.

Primeros pasos para desarrollar una estrategia

¿Qué es lo que quiero hacer? ¿Qué es lo que sé hacer? ¿Dónde me gustaría estar profesionalmente en un futuro? Son preguntas que te permitirán definir objetivos y enfoques para la construcción de tu marca personal. Una vez que hayas dilucidado esas cuestiones, es bueno poder visualizar las fortalezas, virtudes y ventajas que podes ofrecer en el ámbito laboral para ser elegido y reconocido. En otras palabras, se trata de distinguir cuál es tu valor diferencial para que empresas y clientes opten por vos.

Dicho esto también es necesario precisar que es indispensable analizar el contexto laboral, la demanda y oferta, la actualidad de nuestro campo de trabajo y otros factores que serán de gran ayuda si logras observarlos y comprenderlos acertadamente.

De esa forma se da inicio al camino de construir la marca. Vale la pena reforzar la idea de que estamos frente a un proceso de búsqueda y esfuerzos para alcanzar las metas propuestas. Un proceso tiene etapas, tiempos, pruebas y cambios, para lograr el fin que se persigue. Crear una marca personal no es soplar y hacer botellas.

Comunicación, constancia y algunos consejos útiles

Comunicar de forma constante será clave para llevar adelante nuestra estrategia. Para ello, va una serie de consejos:

  • Mostrar tu trabajo y socializar con tu público.
  • Anímate, no tengas miedos ni dudas, confía en lo que tenés para ofrecer.
  • Sé constante.
  • Compartí contenido de valor, interactúa con otros colegas y marcas creando sinergia.
  • Mantener a todos informados de lo que estás haciendo y los proyectos en los que estás participando.
  • Optimizar las herramientas de difusión como el e-mail marketing.

Es importante exhibir un perfil profesional, que genere credibilidad y confianza. Eso te mantendrá en la vidriera y te ayudará a colocarte en un sitio de referencia.

¿Dónde comunico?

No hace mucho tiempo atrás, los profesionales contábamos con dos herramientas de promoción muy popularizadas. Si queríamos aplicar para un puesto vacante en alguna empresa mandábamos por correo o llevábamos hasta las oficinas nuestro curriculum vitae impreso en una carpetita. Si conocíamos a una persona a la cual podíamos ofrecerle una solución, sacábamos de la billetera nuestra tarjeta personal. Eran los mecanismos con los cuales se contaba para difundir nuestros servicios. Ahora, tenemos a disposición un sinfín de canales de comunicación listos para ser utilizados en pos de lograr el posicionamiento profesional que queremos. De eso vamos a hablar a continuación.

Las redes sociales se han vuelto un canal masivo e indispensable para desarrollar estrategias de comunicación y marketing. Ya decíamos en la nota titulada Abrir un Instagram para tu negocio: “La primera acción de comunicación que realiza una persona para dar a conocer su nuevo emprendimiento es contárselo a sus familiares y amigos. ¿La segunda? Abrir una cuenta en Instagram”. Cambiemos el Instagram por redes sociales y estaremos bien rumbeados.

Pero claro, no todas las redes sociales serán de igual utilidad a cada profesional. Si bien la favorita del mercado laboral es Linkedin, también es importante desembarcar en otras para ampliar nuestros horizontes. Haciendo un análisis primario podemos detectar que para un fotógrafo será valioso tener cuentas en Pinterest, Flickr o Instagram mientras que para un electricista pueda ser interesante subir tutoriales a YouTube o a un conferencista le puede facilitar compartir sus exposiciones y documentos una plataforma como SlideShare.

Ni hablar de las redes sociales masivas como Facebook para poder llegar a un público importante, sea cual sea la profesión. O Twitter para los periodistas y esa importancia de la información de primera mano e inmediata. También, por supuesto, Instagram y su predominancia visual para aquellos que generan contenido de calidad y pueden utilizar dicha red social para lucirse y dar a conocer sus trabajos.

Las redes sociales permitirán no solamente comunicar lo que hayamos trazado estratégicamente, sino también poder medir estadísticamente el alcance de las publicaciones, las interacciones y los suscriptores que hayamos cosechado.

Andrés Pérez Ortega nos ayuda a ampliar el abanico de canales de comunicación donde desarrollar nuestra marca personal. En su nota: Marketing Personal o como comunicar tu marca, encontramos una serie de recomendaciones que van desde los medios de comunicación tradicionales hasta los blogs o sitios web. Precisamente sobre esto último hace especial hincapié. Si bien advierte que no hace falta tener un super sitio web, sí destaca la necesidad de contar con un espacio propio donde puedas exhibir tus trabajos y tus logros. En definitiva, un sitio donde residan todos tus artículos, tus experiencias y tus vías de contacto.

Por último: un caso de éxito como ejemplo

Cecilia Ce es psicóloga y cuenta con una especialización en sexología clínica. Tras algunos años atendiendo pacientes en su consultorio, abrió una cuenta en Instagram: @lic.ceciliace, en la cual comunica, brinda consejos y despeja dudas sobre las distintas facetas de la sexualidad. Su estilo, el abordaje que realiza derribando mitos y prejuicios, además de sus conocimientos sobre la materia la han convertido en una influyente profesional.

Al momento de escribir esta columna, Cecilia Ce es seguida por 473 mil cuentas en Instagram y su participación en charlas TEDx, conferencias y programas radiales son seguidas por muchas personas. Incluso, publicó un libro: “Sexo ATR” que se vendió a muy buen ritmo y en el cual propone naturalizar y hablar de sexo con un lenguaje cómodo y accesible”.