El coronavirus potenció y afianzó el crecimiento de tendencias como el teletrabajo, el comercio electrónico y el streaming. Entender las nuevas dinámicas ayudará a nuestras marcas para afrontar los próximos desafíos.

Todos los expertos coinciden en que la distancia social, el lavado de manos y el barbijo han llegado para quedarse. Asimismo, en el campo de la comunicación y el marketing digital también hay nuevas tendencias que se aceleraron y, según coinciden los expertos, no tendrán marcha atrás.

Esta es una lista de algunas actividades y hábitos que han tenido un desarrollo exponencial en los últimos meses. Es de esperar que se consoliden en el porvenir, por eso, luego las iremos analizando una por una:

      1. Compras online
      2. Pago electrónico
      3. Teletrabajo
      4. Hiperconectividad
      5. Demanda de dispositivos

La entronización del comercio electrónico

Lo mencionamos en la columna Comunicar en tiempos de coronavirus: el E-commerce ha multiplicado sus ventas, casi monopolizando el comercio debido a las restricciones que suscitan los confinamientos y las cuarentenas en todo el mundo”.

Las cifras hablan por sí solas e indican, según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, que las ventas crecieron un 54% en abril respecto a lo que se había vendido en el primer trimestre. Otro dato saliente: el 40% de los clientes fueron primerizos. Esto refuerza otra de las afirmaciones vertidas en la nota antes mencionada: “esa ha sido una de las notas salientes de estos tiempos: muchas personas que aún eran reticentes a las compras online le han perdido el miedo”. Para analizar otros aspectos sobre los nuevos consumos, recomiendo leer esta nota de Martín Grosz.

Un ejemplo que retrata fielmente el crecimiento de la demanda online es el caso del supermercado Coto. En su plataforma COTO DIGITAL registraron un crecimiento exponencial de sus ventas. Durante el mes de mayo, el sitio tuvo casi un 200% más de visitas que durante el Hot Sale que había realizado en mayo de 2019. La demanda obligó al supermercado a desarrollar una infraestructura tecnológica, logística y de personal, además de reforzar alianzas con plataformas como Rappi para la entrega de sus productos.

Pago online: más práctico y seguro

Una de las recomendaciones que se propaga por estos tiempos de pandemia es la de evitar la manipulación de todo lo que tenga una gran circulación, por ejemplo, los billetes. El temor al contagio, la imposibilidad de salir de la casa y el cierre de locales de cobro ha impulsado los métodos de pagos electrónicos.

Aquí hay otra tendencia que es muy probable que se consolide en un futuro cuando las precauciones y los protocolos vayan quedando atrás. Aunque se pueda pagar con billetes y en comercios físicos, la practicidad y rapidez que ofrece el pago online puede transformarse en una costumbre de los consumidores. La empresa Red Link, por citar un ejemplo, ha informado que las transferencias inmediatas crecieron un 23,7% de marzo a abril, mientras que aumentó un 22% el pago de facturas online.

Trabajar desde la comodidad del hogar

Los cambios organizativos que se venían sucediendo en el mundo del trabajo (el trabajo desde el domicilio, la economía de plataformas, el trabajo por cuenta propia) dan mayor margen para que las personas decidan cuando trabajar, cuando no, y durante cuánto tiempo. Claro que aquí, muchas veces, nos encontramos con la ausencia de garantías de trabajo previsible y en otras oportunidades se difuminan las fronteras entre trabajo y no trabajo.

La consultora D’AlessioIROL/Berensztein midió, en plena cuarentena, la aceptación del teletrabajo, sus ventajas y desventajas. Atendamos los resultados. Entre los aspectos positivos podemos encontrar que el 46% de los encuestados afirmó que se puede organizar mejor y un 28% manifestó que puede cumplir con sus tareas en menos tiempo que antes. Las valoraciones negativas surgen, principalmente, cuando se pregunta sobre la cantidad de horas laborales diarias: el 36% respondió que está trabajando más que antes, el 29% contestó que trabaja el mismo tiempo y el 26% afirmó que dedica menos tiempo que cuando trabajaba en su lugar físico.

Por último, una pregunta disparadora. Subyace aquí una incertidumbre sobre el trabajo que no se realiza junto a un grupo de personas en la misma dimensión espacio temporal. Si se lleva a cabo de forma remota y virtual, si no está sostenido por una relación duradera, ¿cumplirá el trabajo la función social que lo caracteriza?

Hiperconectividad

Aislamiento social, fue el concepto con el cual denominó el gobierno argentino a la cuarentena. Lo cierto es que más que social fue físico. Las redes sociales, las plataformas de telecomunicaciones, los E-sports, Google Classroom y otros programas y actividades permitieron sostener el relacionamiento entre familias, amigos, educadores, comerciantes, etcétera.

La emergencia sanitaria disparó la conectividad a niveles extremos. Durante los primeros días inclusive se hizo un llamamiento a un uso responsable de internet para dosificar la demanda. La conexión a distancia tanto para entretenimiento, trabajo o para socializar llevó a un récord inusitado en las plataformas de mensajería (Whatsapp tuvo un aumento del 40% en su flujo de mensajes) y de videollamadas (la estrella de la cuarentena, ZOOM tuvo un crecimiento superior al 21000%). Las redes sociales no se quedaron atrás: Facebook e Instagram experimentaron una curva de crecimiento sostenido desde el inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.

Lo mismo ocurrió con el gaming. Si en los primeros días de aislamiento el Counter Strike volvió a ser furor, luego las descargas de juegos se sucedieron a un ritmo increíble. Por ejemplo, el Call of Duty aumentó sus descargas en un 343% comparado con las descargas antes del confinamiento.

El enorme tráfico que experimentó la plataforma Twitch, donde se realizan streaming de videojuegos en vivo, tuvo presente al futbolista Sergio “Kun”  jugando bajo su perfil SLAKUN10.

Si sos fanático del fútbol y desconocías la faceta gamer de Agüero te comparto esta nota del diario La Nación para que conozcas por qué el delantero del Manchester City es furor con sus vídeos virales. Los fenómenos del streaming, las videollamadas, el gaming, entre otros, ha disparado la necesidad de contar con dispositivos tecnológicos que logren dar respuestas a los nuevos requerimientos. De eso hablaremos en el próximo apartado.

Quiero un smartphone, una notebook y una consola de videojuegos

La cuarentena y la preponderancia de las pantallas en estos tiempos puso en el tapete la necesidad de contar con dispositivos tecnológicos óptimos para poder estar conectados con nuestros seres queridos, participar de las clases virtuales o festejar cumpleaños gracias a las videollamadas. Para poder sostener dichas actividades fueron muchísimas las personas que eligieron comprarse productos electrónicos. Los datos son impresionantes, vamos a repasar algunos de ellos.

  • El último informe de Mercado Libre indica que la categoría de computación creció un 55% en el último mes.
  • ¿El término más buscado en Mercado Libre durante el confinamiento? Notebook.
  • ASUS es una empresa dedicada al hardware y a la electrónica. En Argentina, vendieron un 400% más de notebooks en cuarentena que antes de esta.
  • La plataforma de contenido audiovisual, Flow reportó 13 millones de views en el último mes.

Debido a la enorme demanda y las dificultades para producir normalmente en épocas de pandemia, muchas empresas se quedaron sin stock y ya están en la búsqueda de agilizar los procesos para poder satisfacer los pedidos.  No hay dudas: la información y la comunicación, sus industrias, procesos y plataformas, han sido uno de los rubros que más importancia han tenido por estas horas.

A modo de conclusión

Sobran las teorías sobre la nueva normalidad, la aparición de una vacuna, el futuro del turismo y la posibilidad o no de un rebrote del coronavirus, entre otros aspectos. En el campo de la comunicación y el marketing digital tampoco abundan las certezas. Pero hay datos salientes y nuevas tendencias que se han consolidado con fuerza. Comprenderlas, estudiarlas y seguirlas de cerca será clave para que las marcas logren conectar de la mejor manera posible con sus públicos objetivos cuando el coronavirus, su influencia y alcance hayan quedado atrás y surja, por fin, la famosa nueva normalidad.